En etapa final entra pavimentación de calles en barrio viñamarino de Recreo

Con el hormigonado de los últimos paños pendientes, el proyecto de reposición de la pavimentación de las vías estructurantes de Recreo en Viña del Mar, entra en su etapa final de ejecución.

La obra se corresponde al Programa de Vialidad Intermedia del municipio viñamarino y contó con una inversión del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) de $2.500  millones aportados por el Gobierno Regional, y estuvo a cargo de la empresa Inversiones y Construcciones Felipe de Paz S.A.

Los trabajos incluyeron la reposición de 3.619 metros lineales de calzada, 2.805,40 metros lineales de acera reforzada y 6.624,89 metros lineales de soleras, además de obras de contención, aguas lluvias, modificación de servicios de agua potable, alcantarillado  y gas.

“Es una gran satisfacción que esta esperada obra esté concluyendo. Su ejecución no estuvo exenta de complejidades por la envergadura del trabajo, pero lo importante es que hoy los residentes y usuarios de estas vías contarán con un nuevo pavimento que mejorará el desplazamiento de los vehículos y con aceras que contribuirán a la calidad de vida de este importante barrio de Viña del Mar”, expresó la alcaldesa Virginia Reginato.

Si bien la ejecución de la obra se encuentra en su fase de culminación, hay sectores que aún mantienen desvíos de tránsito, ya que se debe  esperar un par de semanas para el fragüe del hormigón para entregar al tránsito la renovada vialidad.

Adicionalmente, la empresa está realizando trabajos  de demarcación vial e instalación de señalética para solicitar el proceso de recepción de la obra.

 La pavimentación de las calles de Recreo generó diversos cambios, uno de ellos fue la modificación del sentido de tránsito en calle Diego Portales, entre Agua Santa y Bellavista (Universidad Viña del Mar), que durante la ejecución de las obras en calle San José, fue utilizada como desvío de acceso a Recreo, y se mantendrá en operaciones en el mismo sentido actual, es decir dirección de subida.

La medida es para aliviar la demanda vehicular  en el nudo de la intersección  de Agua Santa con San José, especialmente   en horario de alta demanda y también se consideró que la dirección de bajada no se justifica, ya que por el intenso flujo vehicular por Agua Santa, el viraje hacia la izquierda (hacia Álvarez) se prohíbe debido al riesgo que implica esta maniobra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *