Estadio Municipal Lucio Fariña Fernández recibió Desfile Honor a las Glorias Navales.

El Municipio de Quillota, en su afán de buscar la felicidad de las personas y brindar la mayor comodidad en cada uno de sus eventos, realizó por primera vez en el Estadio Municipal Lucio Fariña Fernández el desfile en Honor a Glorias Navales para la enseñanza pre básica y básica, medida que fue muy bien valorada tanto por los padres como por los encargados de cada uno de los establecimientos, quienes destacaron el orden y la tranquilidad que se vivió durante la jornada, además de permitir el lucimiento de los más pequeños que así fueron más felices.

La ceremonia contó con la presencia del Alcalde de Quillota Luis Mella, acompañado por los  integrantes del Concejo Municipal Mauricio Ávila, José Antonio Rebolar, Ramón Balbontín, Marco Vergara, Jaime Tapia, Carlos Pacheco, Silvio Ibaceta, junto al Diputado Luis Pardo y las autoridades civiles y militares de la comuna, quienes fueron testigos del gran despliegue de todos los establecimientos de la comuna, los cuales brindaron su mejor presentación en el Homenaje a las Glorias Navales, en recuerdo de los héroes del Combate Naval de Iquique.

 

En la ocasión los integrantes de la Banda Instrumental del Regimiento Caballería Blindada N° 1 Granaderos de Quillota fueron los encargados de dar inicio solemne a este desfile con la interpretación del Himno Nacional, tras lo cual fueron pasando frente a las autoridades las bandas de los diferentes colegios y liceos de Quillota, los que mostraron el fruto de todas sus ensayos, mientras que a sus sones los pequeños de los jardines infantiles y colegios pasaron ante el apoyo de todos sus padres y apoderados desde todos los distintos sectores del Estadio.

Una vez terminado el Desfile en Homenaje a las Glorias Navales, todos los protagonistas han manifestado su amplia satisfacción por el haber trasladado esta ceremonia al Estadio Lucio  Fariña Fernández, decisión que por una parte le permitió a los más pequeños el desfilar de la manera más tranquila, donde cada uno respetó el espacio de los niños que se mostraron muy felices, mientras que el público pudo mirar todo esto de una manera mucho más tranquila, y segura, además de permitir el lucimiento de los alumnos  y las bandas de guerra escolares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *