Se implementa nueva tecnología para la inspección de antorchas de refinería

Como parte del plan de inspección y mantención permanente para una mayor seguridad y óptimo funcionamiento en sus operaciones, ENAP Refinería Aconcagua realizó un plan piloto con una nueva tecnología para la inspección visual de su sistema de antorchas, a través del uso de drones. Para ello, contó con los servicios de Terra Drone, una de las empresas del mundo de servicio de drones industriales mayores en el mundo, con sede en Japón.

Esta revisión es previa a la parada de mantención mayor que Refinería Aconcagua planea para marzo del año 2020, y que incluye la antorcha A 200, una de las tres con que cuenta la planta.

Las antorchas cumplen una función clave en la operación. Se trata de equipos que forman parte del sistema de seguridad con que cuentan todas las refinerías del mundo, y cuya función es la de quemar, de manera controlada, eficiente y segura, los gases que se derivan de alguna variación en la operación.

Su mantención es compleja por su diseño y ubicación.  La utilización de esta tecnología ofrece múltiples beneficios, en especial la posibilidad de revisarlas con ellas en funcionamiento y, en caso de detectar algún defecto, se puede planificar su mantención de manera oportuna, mejorando la eficiencia de estos procesos y previniendo fallas.

Así lo explica Maximiliano Araneda, ingeniero de la División Ingeniería de Mantención, quien agrega que “implementamos esta tecnología con equipo y personal certificado, pensando de manera preventiva y mirando posteriores procesos de mantención. Los drones tienen un zoom de gran alcance, que permite observar equipos, por ejemplo, a 50 metros de distancia, y registrar la imagen con una nitidez similar a si estuviéramos a menos de un metro de distancia”.

“Esta es una tecnología que la industria refinera mundial está aplicando con éxito. En Estados Unidos es muy usada, incluso cuentan con cámara termográfica que facilita estas inspecciones. Nosotros no la usamos en esta oportunidad, porque primero queríamos evaluar su funcionamiento y quedamos muy satisfechos con los resultados”, destaca el ingeniero.

Los programas de mantención programada en Refinería Aconcagua corresponden a procesos de mejora y renovación permanentes para asegurar la disponibilidad y la confiabilidad operativa de sus unidades y equipos, reafirmando de esta manera su constante compromiso con el entorno y con las comunidades con las que lo comparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *