Suez distingue a ENAP Refinería Aconcagua por eficiencia operacional

La búsqueda de nuevas soluciones que permitan aumentar la eficiencia operacional, reducir costos y agregar valor al negocio, impulsó a un equipo de trabajo integrado por Ingeniería y Operaciones de ENAP Refinería Aconcagua, junto a la empresa Suez, a probar un aditivo en la operación de la Planta Topping, que se tradujo en un ahorro energético superior a los 50 mil dólares anuales.

Estos resultados motivaron a la empresa Suez a otorgar a ENAP el premio “Proof Not Promises” (Pruebas no Promesas), que consiste en un reconocimiento a proyectos ejecutados en conjunto y cuyo resultado ha tenido un impacto económico relevante, además de beneficios medioambientales y de confiabilidad, entre otros.

Con este fin se dieron cita en esta filial los equipos de ENAP y Suez, liderados por sus gerentes, Edmundo Piraino y Miguel Angel Fredes, respectivamente.

“Esta distinción tiene un gran valor para nosotros porque es un ejemplo de que es posible visualizar oportunidades e innovar con soluciones que agreguen valor al negocio. Este es el camino que hoy necesita ENAP, para contar con una operación eficiente y sostenible, que nos permita hacer más con menos recursos. Felicito al equipo y también quiero instar a que más ingenieros, jefes de plantas y otras personas en las diversas áreas, piensen de qué manera podemos dar un enfoque distinto a lo que hacemos”, subrayó Piraino.

Junto con felicitar a ENAP por tomar el riesgo de innovar y hacer el cambio en una práctica operativa, Román Borruel, regional manager para el Cono Sur de Suez, recalcó que “éste es el fruto del trabajo en equipo entre ambas compañías y de relaciones que se han construido a lo largo del tiempo, alineando objetivos y prioridades estratégicas, así como identificando qué proyectos y recursos son necesarios e implementándolos con disciplina, y, sobre todo, cuantificado los resultados”.

A su vez, Osvaldo Heredia, ingeniero de procesos y quien estuvo a cargo de esta implementación, explicó que con la iniciativa ENAP incorpora las mejores prácticas a nivel mundial en el uso de aditivos para prevenir la corrosión en la torre fraccionadora de los Topping. “Este fue un trabajo conjunto con Operaciones. Destaco esto porque significó implementar nuevos equipos y cambiar la cultura de esta operación”, señaló.

Heredia explicó que esta innovación consiste en la incorporación de un aditivo que optimiza y flexibiliza la operación de esta planta, lo que permite liberar carga a la torre estabilizadora y así alimentar nafta directamente a la Unidad de Hidrotratamiento, evitando procesar de nuevo este producto, lo que generaba un consumo energético adicional. Esta solución posibilita un ahorro de US$ 1,5 por metro cúbico de nafta recuperado en la torre, que en el año asciende a US$ 54.000, además de otros beneficios que aún no se cuantifican, como por ejemplo asegurar la confiabilidad operacional de la torre y aumentar la capacidad para procesar nafta en estanques.

Cabe destacar que este programa de reconocimiento destaca a clientes que obtienen resultados cuantificables relevantes. En Chile se entregó por primera vez en 2010 a una empresa minera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *